Adaptación al Jardín

adaptacion

¿QUÉ SIGNIFICA PARA EL NIÑO ESTE PROCESO?

Iniciarse en un jardín de niños, no es una situación fácil para ningún niño. Hay que pensar que es un lugar nuevo, con gente nueva y todo lo que hay dentro, hay que compartirlo (desde la seño, hasta los juguetes). Además el jardín tiene sus propias normas que puede que no coincidan con las de la casa.
Para entender qué siente el niño cuando ingresa al jardín lo mejor es ponerse en el lugar del mismo y pensar cómo nos sentimos nosotros cuándo nos enfrentamos a una situación nueva y estamos solos; por ejemplo un trabajo nuevo. ¿No necesitamos un tiempo para adaptarnos, para conocer ese nuevo lugar, esa gente, etc?

Lo mismo le sucede al niño. Y además para él es una situación confusa, ya que quiere jugar pero cerca de mamá porque siente miedo al abandono. Por ello es importante darle tiempo para que comprenda esta situación y si es posible que sea acompañado al menos los primeros días por uno de sus padres.

¿CUÁL ES EL ROL DEL PAPÁ O MAMÁ? ¿CÓMO AYUDARLO?

• La persona que haga la adaptación debe seguir las instrucciones de la docente respecto a dónde debe estar (si dentro de la sala o en el pasillo o si se puede retirar por un rato ) y qué debe hacer.

• El rol del papá (o cualquier persona que acompañe al niño), es ser solo acompañante de su niño/a. Es importante que se mantenga al margen, que no intervenga demasiado para que le permita a la maestra vincularse con el niño. Es decir que el niño comience a recurrir a la docente y no al padre ante una necesidad.

• La familia debe brindar seguridad y confianza al niño a través de una decisión tomada y asumida y la aceptación de la propuesta del jardín

• No deben dejarse angustiar por el llanto, cuando el niño llega a comprender que el jardín ocupa solo unas horas del día y después todo sigue como antes, aunque por algún tiempo no pueda abandonar esa tristeza, no tardará en sentirse a sus anchas jugando y divirtiéndose con sus amiguitos.

• No debemos engañar al niño con mentiras consoladoras, porque cuando descubra el engaño se encerrará en una actitud de desconfianza que le originará más inseguridad. Lo que se promete se cumple.

• Mantener constancia en su asistencia al jardín, para que el proceso de adaptación pueda concretarse en el menor tiempo posible.

• Es oportuno que la persona que acompañe al niño en esta etapa, sea siempre la misma.

• Los padres deben respetar el tiempo que la docente determina que el niño permanezca en el jardín ya que de a poco se le irá incrementando el tiempo hasta alcanzar la cantidad de horas que necesite quedarse.

• Pueden traer los primeros días algún objeto que ayude a calmar al niño (algo que sea conocido para él, por ejemplo un osito, manta, etc.)

• Traten de que su hijo entre al jardín siempre de su mano, ya que si lo hace en brazos el despegue suele ser más difícil.

• Despídanse del niño cada vez que se vayan y en forma breve.

¿CÓMO ES LA PROPUESTA DEL JARDÍN?
La propuesta del jardín en esta etapa consiste en realizar actividades que ayuden al niño a vincularse con la docente, con los otros niños, y con el nuevo espacio
Dentro de cada sala se sigue una rutina (saludo, juegos por rincones, higiene, merienda, actividades específicas, patio, etc.) la cual una vez aprendida genera en los niños mayor seguridad, ya que más o menos saben que van a hacer en el jardín.
Las actividades que se proponen son recreativas, variadas, de acuerdo a la etapa evolutiva del niño, grupales, y divertidas.

La clave de este proceso es la paciencia, comprensión y contención. Hay que darles tiempo en este proceso porque tarde o temprano “todos los niños” terminan adaptándose.